PICHOT NO ES MI HERMANA, YO ABORTÉ LA FAMILIA

De todas las peleas internas que se vienen dando en este estado de emergencia que es el feminismo, la más falopa e impensada podría ser la que protagoniza Malena Pichot. Ni siquiera se trata de un conflicto real. Es el apoyo brindado por algunxs compañerxs, que la siguen, la citan, la comparten y discuten con lxs que no la soportamos por muy copados que sean sus chistes.

Todxs estamos al tanto de la importancia del humor, de cómo los memes matan angustias, educan en un tipo de placer, abren una vía de reflexión. También estamos al tanto de cómo el machismo se apropió de la risa y creó un paradigma que incluye reírse de TODO.  “Todo” reducido a personas feas, gordes, putes, pobres, racializades, mujeres, que deben hacer silencio o tomar a risa las burlas violentas hacia sus identidades o elecciones sexuales porque criticarlas es poner en peligro una libertad de expresión que lxs cuenta como caricaturas.

“Estupidez Compleja”, el especial grabado con público mixto que todavía se puede ver en Netflix, sería un ejemplo irónico de este paradigma. Entre miradas pícaras y muecas encantadoras, Pichot nos invita a cagarnos de risa de la violencia sexual. No sólo de la recibida, sino de la ejercida. Porque según Pichot, los varones cis del público, que se reían y la aplaudían, también violaron. Y considerar que un varón puede violar sin darse cuenta de que lo hace y que exista equivalencia entre la supuesta ignorancia del que violenta y el sufrimiento de una persona violada, para ella es un buen remate.

Rechazo el discurso de la violación que te vuelve víctima para siempre, que rompe tu vida para siempre, que interrumpe tu deseo para siempre. Sobrevivir la violencia sexual es un proceso singular y el humor puede convertirse en una herramienta para algunas personas.

Pero que en nombre del humor, Malena Pichot asuma un activismo que no practica y que le paga un sueldo, me lleva a pedir a mis amigxs que porfi, dejen de defenderla. Que dejen de pelearse por ella. Que no le importamos una mierda. Que no va a ser ella la que nos va a bancar en un escrache. Pero que sí se dará el lujo de escribir una columna abrazando mediáticamente una causa que no la interpela, de la que se aprovecha y que le hace escribir frases asquerosamente ambiguas como “todas tenemos un machito en la vida”.

No, Pichot, no todas tenemos un machito en la vida. Muchas padecemos un machito, que es muy diferente de hacernos las boludas y conservarlo en nuestro entorno. Muchxs fuimos sacando machitos hasta quedarnos completamente solxs y fueron nuestrxs amigxs quienes nos sostuvieron. No famosxs como vos, ni tan encantadores como vos.

Más graciosxs seguro que sí. Porque cuando te reís de las señoras que hacen cosas de chicas más jóvenes, de los labios vaginales que se notan a través de una tela y de que todas hayamos sido violadas, son los machos los que se ríe con vos. Y de vos, también. Ojalá un día te enojes por eso.

male_0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s